Mis Relatos

Todo es la presencia

La dificultad se sostiene por la presencia.
Cuando atravesamos la oscuridad, es importante aceptar este momento, sin huir de los matices negros.

Simplemente aceptar que podemos estar en la oscuridad.

Y cuando nos llenamos de presencia, aceptando esas partes oscuras, sencillamente estando… ¡Encontramos la llave! ¡Podremos ver la luz!

Por eso, cuando atravesamos un momento difícil, tan sólo será importante estar presente, aunque la verdad sea que no sepamos nada, que naveguemos en la incertidumbre… o tal vez, que no veamos nada…

Sin juzgar la oscuridad, sin huir de ella…

Simplemente llenarnos de presencia, regresar al cuerpo, volver a sentirnos, respirarnos enteros, incluso en el dolor, o en la duda…

Respirarnos, llenarnos de presencia, volver a levantarnos, vaciarnos del juicio y tan sólo estar presentes.

Sin saber nada.
Y así, seguimos adelante con la vida.

(Imágenes del taller que estamos compartiendo)

Agradecimiento profundo a Barcelona por acogerme con tanto amor. En especial a Montserrat por abrirme las puertas de su casa y corazón.

Gracias.

También te puede gustar
Un viaje al interior
“El amor sin previo aviso”
Las 30 mejores frases de Henry Ford