Mis Relatos

“Secretos de la Menstruación”

Mostrando 20161230_092054.jpg

Me parece fascinante observar como la misma sangre que acaricia mi corazón, la misma que llenó de oxígeno en mis pulmones, ésa que recorre mi cuerpo, luego va y chorrea, como queriendo besar el suelo.

Es la misma sangre que cubrió el primer manto de mi existencia. Mucho antes de abrir los ojos, ya estaba cubierta de esta misma sangre. Fue el manto de mis inicios, quien me invitaba a la vida y me protegía del frío. La conexión profunda y única a mi madre.

Me vuelvo hembra en el ciclo, me conecto a mi madre, a mis primas, a mis tías, a mis amigas-hermanas. Somos las que parimos las lunas, el sol y las estrellas.

Adoro esta regla cálida que se forma en mi útero. Es como una danza que me trae de vuelta a la vida, al presente. El cuerpo se hincha, se llena de aguas en un festín hormonal que me hace recordar mi condición de ser humana, animal, mujer.

Amo su color rojo único en la tierra, potente, como una flor abierta que desea caer en las montañas para plantar su semilla y florecer.

Su olor ancestral parece llevarme siglos atrás y me conecta con mis ancestras, con todas esas mujeres que nos parieron, todos esos mantos que antes de nacer ya nos cuidaban en la misma naturaleza del cosmos. Todas ellas, esas mujeres que me hicieron, me amaron con su menstruación, ellas dieron lugar a mi vida.

No he de hacer nada, ella en si misma viene, me dice que está aquí, puede cambiar a veces mi día, el humor y hasta el pensamiento. Me llena de hormonas, hasta me eriza toda, me sensibiliza. ¡Me hace mirar hacia mis adentros de forma continua! Me hace replantearme que quiero, o si estoy en el lugar correcto, con la persona correcta. Me deshace cualquier venda de los ojos, puede anular mi pensamiento y re-conectarme más profundamente con mi corazón.

A la vez que mi corazón bombea la sangre por todo mi cuerpo, menstrúo, devuelvo al planeta el amor que me otorgó al crearme. Yo no hago nada, pero si me convierto en un Universo, con su propio lenguaje, su composición, su estructura, su ADN, sus coágulos de sangre.

Y por lo general siempre se manchan de rojo mis pantalones. Los puedo cambiar una y otra vez. Sábanas teñidas del color del amor. ¡Y qué alegría! Es una forma de amar a la tierra, de regalarle el amor que fluye desde mi corazón a la arena… Voy tejiendo amor, sin saberlo, con la programación perfecta del Universo.

Resultat d'imatges de regla mujer

¿Cómo puedo ir en contra de algo tan sorprendente?… El ciclo menstrual llega y me ama, profundamente y de forma incondicional. Me ama hace siglos, lustros, milenios… Desde que las primeras mujeres menstruaban coloreando los ríos y las estrellas.

Es cierto que a veces no la entiendo, cómo puede doler hasta torcerme, como puede cambiarme el humor, llevarme al silencio… Pero observándola sin juicios, simplemente observándola, la menstruación me revela mensajes importantes. Ella está conectada a la sabiduría ancestral, a la intuición y tiene en sí misma toda la fuerza de la vida. ¡La menstruación me convierte en un río de lava sintonizado profundamente a los latidos de mi corazón!

Ella es una brújula. Cuando durante mi ciclo siento dolor, o me siento notablemente peor que otros meses, necesito escucharla. Porque ella está en mi casa, en mi centro, en mi corazón. Su lenguaje es la sangre y las sensaciones que trae a mi cuerpo.

Mi menstruación es como un libro que habla de mis emociones, de como me siento en mi proyecto de vida, ella me dice si estoy o no escuchando al corazón…

Estoy aprendiendo a escuchar sus indicadores y su lenguaje. Si el dolor persiste o es muy intenso, sin duda el mensaje para mi es: “Hay algo que cambiar en tu vida, necesitas empoderar-te de ti, recordar quien eres, aceptar la vida, aceptar el Universo que eres de amor.”

Y cuando escucho mi corazón y entro en sintonía con la vida, entonces sigo menstruando, pero mi sangre se convierte en un puente a la vida cargado de amor y libertad. Entonces se calma mi cuerpo y entro en un nuevo estado más amoroso y en resonancia con todas las mujeres del Planeta.

 

Menstruar es un canto a la Tierra, así parimos todas las mujeres, chorreando el corazón de la Tierra entre nuestras piernas. Todas las respuestas mujeres, las llevamos en nuestro vientre, conectadas eternamente, a la Pachamama (madre Tierra).

Quiero dar las gracias a mi madre por parirme. Por cubrirme con su manto de sangre y permitirme la vida. Yo también soy una como tú mamá, llena de sangre y de vida.

Resultat d'imatges de regla mujer

Cuántas veces no habremos escuchado: “Si te duele mucho, toma la píldora. Si sangras mucho, toma la píldora Si tienes el rostro lleno de granos, toma la píldora. Si tienes una cita, toma la píldora. Si tu vestido es blanco y no quieres mancharlo, toma la píldora.”

¿Hasta cuándo callar nuestra voz interna? ¿Cuándo nos reconciliamos con lo más sagrado de nosotras? ¿De verdad crees que lo mejor es callar la voz de tu cuerpo?

Ha llegado el momento, mujer, de tomarnos enteras. Si duele, investigar el por qué. Si es abundante, investigar por qué, qué es lo que nos quiere decir nuestro cuerpo. Entre todas, podemos descifrar el lenguaje de nuestra sangre y su color.

Ha llegado el momento de amarnos, sin excusas, sin ocultarnos.

Devi Rodríguez.

También te puede gustar
Un Viaje al Corazón en“El Encuentro” con Devi Rodriguez 12/05/17
Estoy menstruando
El poema de Mario Benedetti para lograr nuestros sueños