Mis Relatos

Se termina la relación pero no el vínculo

El misterio en las relaciones

Cuando una relación termina, se termina la relación pero hay un vínculo que es irrompible.

Hay un espacio sagrado en nuestro corazón que atesora todo lo vivido con esa persona y queda, como por arte de magia tejido, un cordón que nos une en la memoria, el cuerpo, el corazón, el alma.

La vida cambia, todo cambia. Nosotros mismos después de una relación, después de el tomar y dar ya no somos los mismos. Somos porque también crecemos en la entrega y en la toma de la danza que creamos en nuestra relación.

Seguro que conoces la historia del hilo rojo, ese que conecta a las personas que se aman, esos encuentros importantes de nuestra vida. El hilo que teje los afectos entre nosotros y que se encuentra por todo el mundo…

Creo que algo tiene de razón esta historia. Hay encuentros vitales para nuestra existencia, personas que una vez topamos con ellas ya no somos los mismos, algo en el alma se mueve…

Y ese es el amor de las relaciones y todo su misterio.

Yo siento que hay un hilo que me conecta a las personas que amo y a las personas que amé aunque hoy no estén activos en mi día a día.

Y son parte de mi, parte de mi amor, de mi nada y de mi todo.

En la vida todo cambia y todo tiene un ciclo. La relación puede terminar, pero queda un vínculo. Ese espacio sagrado donde solo puedes estar tu y esa persona, ya que nadie puede tocar ese espacio, nadie puede generar ese alquimia ni ese paisaje en vuestra alma.

Cada una de nuestras relaciones con más o menos intensidad nos llevan a diferentes espacios de nosotros mismos por los que requerimos transitar. Nos dan la oportunidad de desarrollarnos, vernos, compartirnos,crecer con el otro.

Y esto es algo fascinante y misterioso en las relaciones, quizá no estemos juntos pero muy en el fondo de mi, se que te sigo Amando como el primer día al vernos.

Quizá nuestra relación en el día a día no funcionó o no estábamos de acuerdo, pero muy claramente siento que te sigo Amando como el primer día.

Sé que tan solo tu y yo podemos habitar ese paisaje de luna y miel que nuestro vínculo creó.

Tal vez el motivo de nuestra relación era ese,transitar por ese espacio desconocido para saber que se puede amar con todo el alma y trascender cualquier limitación.

Y con ello me quedo, con ese espacio sagrado, con el misterio de saber que te amo y que no es posible una relación.

Lo que es fascinante. Contradictorio.

Que le digan al corazón, que no sabe de pensar. En mi corazón se tejen estos lazos invisibles por todo el mundo…

Todo cambia pero mi corazón sigue lanzando lazos al mundo, amando a todos los seres que llegaron a mi vida y también a aquellos que aunque no estén, siempre viven en mi corazón.

Siento un lazo que me conecta a ti como una certeza. Y amar de esta manera es un misterio que no cabe en mi cabeza.

Pero te amo.

Siempre hay un hilo que nos conecta y que irremediablemente un día te traerá de vuelta. Me traerá tus ojos. Las inmensas pupilas donde mi alma despierta.

Aquello que aguardan silenciosos nuestros corazones.

Nuestro amor.

 

También te puede gustar
Carta de Nacho Vidal a su hija
Las relaciones nos transforman.
¿Qué es lo que significa la madre?