Mis Relatos

Las personas que nos ayudan a evolucionar

Después de un tiempo uno se da cuenta de que sólo necesita personas que crean en sus sueños. Que las personas que no creen en ellos, no tienen cabida.

Que puede existir personas que no crean en tus sueños, pero al menos respeten lo que quieres hacer y tu sentir, pero que aquellas que te juzgan y te dicen que no puedes hacerlo, no tienen cabida.

Es preciso relacionarnos con personas que si crean en nosotros, incluso personas que nos digan cómo podemos mejorar, qué podemos cambiar para seguir expandiéndonos. La vida es tan maravillosa que se las ingenia para que crezcamos y siempre nos da la oportunidad de relacionarnos con las personas que queremos. ¡Tenemos la capacidad de elegir!

Y hay personas que nos ayudan a ser mejores personas, incluso sin hablar, con su mera presencia nos inspiran, porque viven sus vidas inspirados y a uno no le queda más remedio que parecerse, tomar algo de ellos para inspirarse, reinventarse de nuevo, tomar fuerza.

Y es que unos más que otros, pero todos somos seres influyentes, influimos en el planeta, en nosotros mismos y en los vecinos… Aunque no hablemos con ellos, influye nuestra vibración, pensamiento, sentir… ¡Todo influye!

Cierto que cuando nos inspiramos y creamos, invitamos a otros a hacerlo… Y eso no tiene precio, eso quiere decir que vamos por el camino correcto, el camino del desarrollo…

Cuando sufrimos, nos quejamos, entramos a juzgar al otro, ahí nos unimos a todo el sufrimiento del mundo, al lado oculto del miedo… Y eso también influye, nos influye a todos.

Así que tenemos la capacidad de discernir y de elegir, ¡Vaya dones nos han sido dados! Tenemos la capacidad de elegir con quiénes invertir nuestro tiempo. Podemos elegir tomarlo con personas de otras razas, edades, culturas, estatus social, proyector, formas de mira… Porque todo nos enriquece. Podemos relacionarnos con personas que hayan conocido el mundo, con personas que sean estrellas en lograr sus sueños. Porque las personas que ya lo lograron pueden abrirnos camino, los ojos, pueden hacernos el camino más fácil. Es a lo que yo les llamo maestros, que no quiere decir que no sean humanos, todos lo somos. Quiere decir que ellos ya avanzaron mucho más que yo, y que puedo tomar de ellos lo mejor, su experiencia y aprendizaje para facilitar mi camino.

Eso son los maestros, esas personas que nos dan la mano para tomar impulso y mejorar nuestras vidas. ¡Esas personas existen! Porque ya estuvieron ahí, donde estamos nosotros ahora, donde te encuentras…

Nuestra vida puede cambiar de nivel, mejorarse, ser más bella. Todo con el trabajo interior, mirándonos, reconociéndonos, reconstruyéndonos… Nuestra vida puede ser inspiración para otros y para eso es preciso saber qué estamos haciendo con ella y si lo que hacemos lo hacemos con todo el amor que somos.

Elegir las personas que forman parte de nuestra vida sin duda nos ayuda a evolucionar o a estancarnos.

¿No te ha pasado quedar con un amigo de la infancia y sentir que sigue hablando de lo mismo, haciendo las mismas cosas y que no tiene nada que aportarte? Quizá porque evolucionaste más rápido, porque te atreviste a salir de tu zona de confort, algo que tu amigo no hizo. Y la vida te da la oportunidad de querer a esa personas, de acogerla, pero también de no perder el tiempo con algo que no te dice nada (por mucho que la quieras). ¡Estás aquí para evolucionar, la vida te quiere libre y grande y como eres!

Y abrir las alas, abrir puertas, romper los muros… Eso es cosa de almas que se atrevan. Porque no es fácil, siempre será más cómodo quedarnos en nuestro cuarto, pegados al televisor sin más allá visión que la que otros quieren contarnos. Pero ese no es desafío para el espíritu. El espíritu que hay en ti sabe que hay algo mucho más grande que eso, sabe que se puede hacer algo más hermoso. Sabe que tienes la capacidad para mejorar el mundo, mucho más allá de lo que cuenten y crean otros…

Lo que vemos en la televisión, escuchamos en la radio, los comentarios, las modas, los escaparates, todo nos influye. Y somos bombardeados con información diaria que nos aleja de lo verdaderamente importante… Lo que somos.

Porque no somos la moda, ni los escaparates (donde no cabe tu espíritu), no somos las noticias, tampoco los mensajes que nos quieren hacer creer. Todo tiene un propósito y todo es conciencia… Todos estamos evolucionando, aprendiendo y hay una parte del ser humano que quiere que te pierdas, que pierdas tu tiempo o que se lo regales. Que te quedes ahí, por ejemplo en las redes del consumismo y que te creas que para ser alguien debes pasar por su red y agachar la cabeza…

Pero tu espíritu es mucho más grande. Tu eres infinitud. Tu eres amor. Tu eres imparable.

Pues bien, hay personas que lo saben, personas que lo sienten y que creen en esa fuerza que hay en ti. Al estar con ellos, das la posibilidad de conectarte con ese ser que eres, con toda esa fuerza… Está claro, que si te relacionas con personas que te limitan, aún te estás negando a ti mismo.

Porque no es lo que otros hagan o digan, es lo que tu sientes, como te relacionas desde lo más profundo de ti.

¿Tenemos relaciones que nos permiten el avance o relaciones que nos estancan?

Devi Rodríguez.

 

También te puede gustar
La violencia no se acaba con más violencia
¿Para qué preocuparte? No hay ninguna razón. Osho, Fluye con la vida.
La Soledad