Mis Relatos

La violencia no se acaba con más violencia

La violencia no se acaba matando a quien es violento… Eso deja otro vacío más profundo en los corazones de todos…
La violencia rematada con violencia es hacerla el doble…
Es hacernos doler el doble y es alejarnos doblemente de lo simple de la vida…

Un león que mata para comer, tiene hambre, come por instinto…

Matar por matar del hombre sólo es por ignorancia. Y devolver la misma moneda, nos hace, ineludiblemente, más ignorantes aún.

Cómo podemos alegrarnos de la muerte de alguien, alguien que vayamos a saber qué historias ha vivido, a qué ideales se vio tal vez sometido o qué necesitó aprender para sobrevivir.

Si queremos paz no podemos pretenderla con violencia, puesto que la violencia nos aleja más todavía…

Si queremos algo, ¿Por qué hacemos lo contrario?
¿Cuál es nuestro objetivo? ¿Saber quién es más poderoso?

Uno jamás sabe qué hay detrás del acto violento de una persona, no sabemos qué hay detrás ni cuánta puede ser su ignorancia. Una persona que mata no puede ser feliz.

Recuerdo una vez en mi consultorio, llegó un hombre alemán que había sido jefe en más de una batalla y caían lágrimas de sus ojos cuando decía “que no quería volver al ejército, que había matado a muchas personas y que se refugiaba en el alcohol para sobrevivir”. Este hombre había despertado de su ignorancia y se debatía diariamente entre vivir o morir preguntándose qué sentido tenía su propia vida cuando había terminado con muchas vidas en nombre de un país, una ideología.

Este hombre me enseñó que las apariencias engañan y que la ignorancia duele y me llevó a reflexionar sobre el ser humano profundamente, como vamos pasando etapas que nos hacen crecer, despertar, aprender y salir poco a poco de nuestra ignorancia…

Y eso lleva tiempo y trabajo y años de vida… Y con suerte podemos ser más amorosos. Lo que no podemos pretender es paz creando más violencia, así dividimos más.

Pero en estos asuntos es bien difícil opinar. Si bien tengo un criterio interno, incluso más allá de mi mente que me dice que la violencia solo se arregla con amor, con paz, con más vida… Ya lo muestran algunas tribus africanas, que cuando alguien comete un error grave o atenta contra la vida, no lo matan. Lo acogen en sus brazos, le cantan “para que sus malos espíritus se vayan”. Los malos espíritus de la ignorancia, claro, para que se vayan y vuelva a recordar su origen, que pertenece a una comunidad y que está unido al todo.

A todos nos llena de dolor y de rabia que sucedan acontecimientos de violencia innecesaria con víctimas inocentes, pero cómo podemos pretender sanar esa herida de la humanidad haciendo lo mismo.

Creo que la clave está en abrazar nuestro dolor. Y que, como decía Jhon Lenon, imaginando un mundo con paz podemos crearlo, sintiéndolo, amándonos, aceptándonos con nuestras diferencias.

¿Cómo podemos crear un mundo más amoroso?
Acepto propuestas.

Amor para todos.

Devi Rodriguez.

También te puede gustar
¿Cómo mejorar mi autoestima? 11 claves
Las personas que nos ayudan a evolucionar
La Soledad