Monthly Archives: Dic 2016

Galería

Taller Constelaciones Familiares 11 de Diciembre en Santa Cruz de Tenerife

Constelaciones Familiares 11 de Diciembre S/C de Tenerife
Leer más
Galería

Taller Constelaciones Familiares Diciembre 2016 en el Centro Reiki Lanzarote

Taller Constelaciones Familiares 3 y 4 de Diciembre en el Centro Reiki Lanzarote
Leer más
Mis Relatos

¡Somos Luz para el Mundo!

¿Puedo ser una luz para mí mismo y no depender de ninguna
otra luz? Eso no quiere decir ser vanidoso de no depender de
ningún estímulo. ¿Puedo ser una luz que nunca se apaga? Para
descubrirlo debo investigarme profundamente, debo conocerme
totalmente, completamente, cada rincón de mí, no debe haber
rincones secretos, debo exponerlo todo. Debo darme cuenta de todo
el campo de mi propio “yo”, que es la conciencia individual y de la
sociedad. Tan solo cuando la mente va más allá de la conciencia
individual y social, existe una posibilidad de ser una luz para
uno mismo y de que nunca se apague.

J. Krishnamurti

 

Leer más
Mis Relatos

¿Crees que hay un hilo invisible que nos conecta con los que amamos?

Hay un hilo invisible que conecta nuestros afectos, nuestro corazón al de los otros corazones que amamos. Es como si lo compartido nos transformara tanto que ya no hubiera vuelta atrás, porque realmente jamás volvemos a ser los mismos.

Porque los afectos nos transforman. Los afectos nos elevan, nos cambian, nos ponen a prueba, nos hacen mirarnos y nos dan la posibilidad de crecer en el amor.

¡Que suerte poder amarnos!

Algo sucede con los afectos que guardamos en el corazón. Si los cuidamos y guardamos, nos permiten seguir creciendo… Siempre quedamos conectados con ese hilo invisible, aunque no nos volvamos a ver. La relación podrá romperse, pero el vínculo no. ¡Y eso es maravilloso!

Hay algo que nos une a otras personas y que a veces es irremediable. Como si fuera imposible no habernos encontrado. Como si nos necesitáramos tanto para el avance que no quedara otro remedio que amarnos…

Los afectos son esa oportunidad de quedar desnudos frente a otra persona que nos ama. La oportunidad de cuidarnos. La oportunidad de acompañarnos en el camino.

Con el afecto conozco mis límites y el tacto de mi piel. ¡En el abrazo sentido hay afecto y tanto amor que cura cualquier herida!

El afecto es un salto al vacío, para abrazarnos luego, con todo el corazón listo para crecer. Hay hilos que van tejiendo de afectos los corazones.

También hay un lazo invisible que me une a ti. Por eso, estás leyendo este escrito. Y esto existe gracias a que tú puedes leerlo, porque tus ojos le dan el sentido yo me animo a escribirlo…

Y esto es parte de ti y  parte de mí.

Seas de donde seas, quiero decirte que hay un hilo invisible que ahora me une a ti. Quiero expresarte mi afecto, darte las gracias por ser parte de mi vida.

Hoy quiero decirte que te quiero.

Devi Rodríguez.

Leer más
Mis Relatos

Simplemente para quien su vida es una búsqueda “Jorge Bucay”

 

Imagen

Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como buscador”

Un buscador es alguien que busca. No necesariamente es alguien que encuentra.

Tampoco esa alguien que sabe lo que está buscando. Es simplemente para quien su vida es una búsqueda.

Un día un buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Él había 
aprendido a hacer caso riguroso a esas sensaciones que venían de un lugar 
desconocido de sí mismo, así que dejó todo y partió. Después de dos días de 
marcha por los polvorientos caminos divisó Kammir, a lo lejos. Un poco antes 
de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó la atención. 
Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles,
pájaros y flores encantadoras. La rodeaba por completo una especie de valla 
pequeña de madera lustrada… Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar. 
De pronto sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de
descansar por un momento en ese lugar. El buscador traspaso el portal y 
empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban
distribuidas como al azar, entre los árboles. Dejó que sus ojos eran los de un 
buscador, quizá por eso descubrió, sobre una de las piedras, aquella
inscripción … “Abedul Tare, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días”. Se 
sobrecogió un poco al darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una 
piedra. Era una lápida, sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad 
estaba enterrado en ese lugar… Mirando a su alrededor, el hombre se dio 
cuenta de que la piedra de al lado, también tenía una inscripción, se acercó a 

leerla decía “Llamar Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas”. El buscador 
se sintió terrible mente conmocionado. Este hermoso lugar, era un cementerio 
y cada piedra una lápida. Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el 
tiempo de vida exacto del muerto, pero lo que lo contactó con el espanto, fue 
comprobar que, el que más tiempo había vivido, apenas sobrepasaba 11 años. 
Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar. El cuidador del 
cementerio pasaba por ahí y se acercó, lo miró llorar por un rato en silencio y 
luego le preguntó si lloraba por algún familiar.
No ningún familiar – dijo el buscador – ¿Qué pasa con este pueblo?, ¿Qué 
cosa tan terrible hay en esta ciudad? ¿Por qué tantos niños muertos enterrados 
en este lugar? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que lo
ha obligado a construir un cementerio de chicos?. 
El anciano sonrió y dijo: -Puede usted serenarse, no hay tal maldición, lo que 
pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré: cuando un joven 
cumple 15 años, sus padres le regalan una libreta, como esta que tengo aquí, 
colgando del cuello, y es tradición entre nosotros que, a partir de allí, cada vez 
que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella: a la 
izquierda que fu lo disfrutado…, a la derecha, cuanto tiempo duró ese gozo.

¿ Conoció a su novia y se enamoró de ella? ¿Cuánto tiempo duró esa pasión 
enorme y el placer de conocerla?…¿Una semana?, dos?, ¿tres semanas y media?…

Y después… la emoción del primer beso, ¿cuánto duró?, ¿El minuto y 
medio del beso?, ¿Dos días?, ¿Una semana? … ¿y el embarazo o el nacimiento 
del primer hijo? …, ¿y el casamiento de los amigos…?, ¿y el viaje más
deseado…?, ¿y el encuentro con el hermano que vuelve de un país
lejano…?¿Cuánto duró el disfrutar de estas situaciones?… ¿horas?, ¿días?… Así 
vamos anotando en la libreta cada momento, cuando alguien se muere, es 
nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado, para 
escribirlo sobre su tumba. Porque ese es, para nosotros, el único y verdadero 
tiempo vivido.”

Leer más
Mis Relatos

Profecía de los Indios Hopy (pueblo de paz) de 1920

 
El Gran Abuelo habla como portavoz del Gran Espíritu…
No basta con que el hombre sea feliz en su carne , sino que debe ser feliz en su espíritu . 
Porque sin felicidad y fuerza espiritual la vida es engañosa . 
Sin buscar las cosas del espíritu , la vida se vive a medias y está vacía 
 
Por vida espiritual no quiero decir el apartarse una hora al día en adoración , sino buscar las cosas del espíritu en cada hora de cada día . 
Les pregunto : ¿Qué hizo esta gente para encontrar iluminación y fuerza espiritual? Sólo se dedicaron a una vida que tenía poco mas que trabajar ? 
Se les dio la oportunidad cada día de sus vidas – tal como a ustedes. les será dada la elección de buscar la fuerza del espíritu o resignarse a una vida de trabajo sin significado. 
El resultado es siempre el mismo : sepulcros olvidados y sueños olvidados , de olvidadas gentes . 
No es importante lo que alguien recuerde , sino alcanzar a Dios y sostener una posición positiva del Espíritu Que Mueve Todas Las Cosas , trayendo la conciencia del hombre más cerca del Creador.

No basta con buscar las cosas del espíritu a un nivel personal . Es egoísta hacerlo así , y quienes buscan lo espiritual sólo para si mismos no están buscando cambiar al espíritu que se mueve a través de los corazones de los hombres . Ellos están escapando , eludiendo su responsabilidad , y usando su conocimiento para su propia glorificación . 
Un hombre espiritual debe trabajar por un principio, por una causa , por una búsqueda mucho mayor que la glorificación de sí mismo , para cambiar el espíritu que dirige a los hombres hacia su destrucción.

Intentar vivir una vida espiritual en la sociedad moderna es el camino mas difícil que se puede recorrer . Es un camino de dolor, aislación y pruebas de fe . Pero es el único camino que puede hacer de nuestra Visión una realidad . 
La verdadera búsqueda en la vida , es vivir la Sabiduría de la Tierra dentro de los confines del hombre . 
No hay iglesia ni templo que necesitemos para encontrar la paz, porque nuestros templos están en la naturaleza . 
No hay líderes espirituales , porque nuestros corazones y el Creador son nuestros únicos líderes . 
Nuestro número es reducido , porque pocos hablan nuestro lenguaje o comprenden las cosas que vivimos . 
 Así recorrimos solos nuestros caminos , porque cada Visión , cada búsqueda , es única para cada individuo . 
Pero debemos caminar en la sociedad , o nuestra Visión morirá . 
Porque un hombre que no vive su Visión , está viviendo su muerte.
PROFECÍA DE LOS INDIOS HOPI (pueblo de paz) DE 1920
Leer más
Mis Relatos

El Elefante encadenado de Jorge Bucay

 

Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. Me llamaba especialmente la atención el elefante que, como más tarde supe, era también el animal preferido por otros niños. Durante la función, la enorme bestia hacía gala de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales… Pero después de su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba una de sus patas. Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en el suelo. Y, aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la estaca y huir. El misterio sigue pareciéndome evidente. ¿Qué lo sujeta entonces? ¿Por qué no huye? Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los mayores. Pregunté entonces a un maestro, un padre o un tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia: «Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?». No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo, olvidé el misterio del elefante y la estaca, y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho esa pregunta alguna vez. Hace algunos años, descubrí que, por suerte para mí, alguien había sido lo suficientemente sabio como para encontrar la respuesta: El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño. Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que, en aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de sus esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él. Imaginé que se dormía agotado y que al día siguiente lo volvía a intentar, y al otro día, y al otro… Hasta que, un día, un día terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque, pobre, cree que no puede. Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo. Jamás, jamás intentó volver a poner a prueba su fuerza… Todos somos un poco como el elefante del circo: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad. Vivimos pensando que «no podemos» hacer montones de cosas, simplemente porque una vez, hace tiempo, cuando éramos pequeños, lo intentamos y no lo conseguimos. Hicimos entonces lo mismo que el elefante, y grabamos en nuestra memoria este mensaje: No puedo, no puedo y nunca podré. Hemos crecido llevando ese mensaje que nos impusimos a nosostros mismos y por eso nunca más volvimos a intentar liberarnos de la estaca. Cuando, a veces, sentimos los grilletes y hacemos sonar las cadenas, miramos de reojo la estaca y pensamos: No puedo y nunca podré.

Leer más
Talleres

Nuevamente en Santa Cruz de Tenerife “La Reconexión y Sanergía”

También disponibles sesiones de “Sanergía y Sanación Reconectiva”

reconexion-1

reconexion-2

 

Leer más
Galería

Taller Constelaciones Familiares 27 de Noviembre Santa Cruz de Tenerife

Taller Constelaciones Familiares 27 de Noviembre S/C deTenerife

 

Leer más
1 2 3